El monte Kinabalu en la Isla de Borneo

Visita a el monte Kinabalu

Visita al Parque Nacional de Kinabalu

Después del Himalaya y los picos de Nueva Guinea, el monte Kinabalu domina las alturas en la región, alcanza los 4.101 metros sobre el nivel del mar. Sólo un pequeño número de los visitantes del parque nacional escala la montaña, pero merece la pena intentarlo por la belleza de sus vistas, su ascensión no resulta nada complicada. Aquí le contamos la experiencia.

Alrededor de las oficinas centrales del parque, donde nos debemos inscribir para la ascensión, veremos majestuoso como nos espera el monte kinabalu. Allí vamos a poder observar una gran variedad de flora típica de la región, tienen una colección de más de 1.200 orquídeas, algunas sólo se encuentran en Borneo y son especies protegidas. En el sur del parque veremos las fuentes termales (poring hot springs) e incluso podremos darnos un chapuzón si tenemos la precaución de poner el bañador en la mochila.

orquídeas exóticas en el monte Kinabalu Borneo

Escalada: el monte Kinabalu

El camino para llegar a la cima del monte empieza a 1.830 metros y asciende durante ocho kilómetros hasta alcanzar el monte Kinabalu y coronar su cúspide, hay varios lugares para descansar y refugios con literas a 3.300 metros, y a una hora de camino hacia arriba, a los 3.800 metros. Puede elegir hacer noche en cualquiera de estos refugios y a la mañana siguiente emprender la marcha hasta la cima antes que las nubes cubran el monte, recuerde que estamos en un clima tropical. En el primer refugio Laban Rata, tiene un restaurante con todo lo necesario.

Refugio Laban Rata el Monte Kinabalu

Durante la marcha, el monte Kinabalu nos mostrará distintos tipos de vegetación, tenga cuidado con las plantas carnívoras, aunque sólo atrapan insectos. La flora en el camino ascendente pasa desde la selva tropical húmeda a una vegetación diferente cuando llega a la capa de nubes. Caminará entre unos árboles enanos aferrados a unos cúmulos de tierra en las rocas superiores. Aquí es cuando el oxígeno empieza a mermar. Ya toca hacer noche en esta etapa del camino.

Coronar la cúspide del monte Kinabalu

A la madrugada siguiente, antes que amanezca, empieza la última parte de la travesía. Deberá seguir unas cuerdas que suben por las rocas con la ayuda de una linterna si la luz de la luna no fuera suficiente (la linterna es un elemento muy útil en Borneo). Si comienza la marcha bien temprano estará en la cima del monte Kinabalu para observar la salida del sol, lo contemplará sobre una roca de granito desnudo, muy por encima de la línea de los árboles, la cima lo atraerá. Desde el punto más alto de Borneo podrá observar desde arriba el mar de nubes que suele cubrir al monte Kinabalu, una experiencia única.

subida el Monte Kinabalu

Si baja a paso decidido podrá estar de vuelta en las oficinas centrales del parque por la tarde, no se olvide de visitar las fuentes termales ya que le podrán ayudar a relajarse de los dos días intensos de marcha.

Cada grupo que sube a la cima lo hace con un guía, condición imprescindible para ascender el monte Kinabalu, quien luego acreditará en las oficinas centrales que usted ha alcanzado la meta y se le entregará un documento oficial que lo certifica, ya puede enmarcarlo para lucirlo delante de sus familiares y allegados.

poring-hot-spring

Qué llevar para escalar el monte Kinabalu

En referencia a la ropa se recomienda llevar prendas de abrigo, ya que cerca de la cima puede bajar la temperatura unos cuantos grados, bufanda y guantes, también es imprescindible un impermeable para los chaparrones momentáneos que pueden jugarnos una mala pasada. Se aconseja llevar una muda por los cambios climáticos que podamos sufrir. En el caso de sacos de dormir no debemos preocuparnos, en el parque alquilan todo lo necesario.

La ciudad más cercana para llegar al Parque Nacional de Kinabalu es Kota Kinabalu o también conocida como KK en Sabah.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*